Acudieron 24 mil personas a la Fiesta del Libro y la Rosa

Carlos Paul | 25 ABR 2016

  • Artes como cine, teatro y música se unieron a la celebración a las letras
Este año el encuentro contó con más de 76 expositores y 870 fondos editoriales | Foto: Mará Luisa Severiano
Este año el encuentro contó con más de 76 expositores y 870 fondos editoriales | Foto: Mará Luisa Severiano

Unos 24 mil asistentes acudieron este año a la tradicional Fiesta del Libro y la Rosa, que se realizó los días 23 y 24 de abril en el Centro Cultural Universitario (CCU).

En su octava edición, el encuentro tuvo como invitada de honor a la Ciudad de México y se realizó en cinco sedes: Antiguo Colegio de San Ildefonso, Casa del Lago, Centro Cultural Universitario Tlatelolco y Museo Universitario del Chopo; por primera vez se sumó la Escuela Nacional de Estudios Superiores, de Morelia.

En el segundo día de actividades se repartieron varitas de romero para recordar que dicha planta aparece constantemente en la narrativa de Miguel de Cervantes Saavedra, de quien, al igual que William Shakespeare y Garcilaso de la Vega, se conmemoran 400 años de su muerte.

Entre las actividades con las que se rindió tributo a la obra de esas figuras de la literatura universal se llevó a cabo la mesa redonda Cervantes entre nosotros, con el especialista español José Montero Reguera e Ignacio Padilla, así como la charla Shakespeare 400 años de continua resurrección, con la participación del traductor Alfredo Michel. En tanto, para recuperar la obra del Inca Garcilaso de la Vega se realizó la plática Un asedio a la magia solar incaica.

Este año también se rediseñó la distribución de los espacios para conseguir una mejor exhibición. En el CCU se levantó una enorme carpa en el estacionamiento tres, donde se concentraron los más de 76 expositores, 870 fondos editoriales y unos 22 mil 500 títulos.

Junto a la monumental carpa se ubicaron pequeños foros para la presentación de las propuestas editoriales, conferencias y mesas redondas, así como para la realización de los 40 talleres dedicados a los pequeños visitantes.

Frente al Museo Universitario de Arte Contemporáneo se colocó una carpa para conciertos. En esos espacios se llevaron a cabo unas 230 actividades.

Uno de los talleres que más llamaron la atención de los pequeños fue en el que se les enseñaba a construir un molino de viento, en obvia alusión al famoso pasaje de El Quijote. Los niños también pudieron escuchar reflexiones sobre las bibliotecas públicas y la historia de las nebulosas cósmicas.

En los foros hubo desde poesía joven hasta presentaciones de infaltables, como Jorge Luis Borges y Octavio Paz.

Se presentaron también los títulos Ciberespionaje, de Adolfo Arreala; México en los setentas: ¿guerra sucia o terrorismo de Estado?, de Claudia Rangel Lozano y Evangelina Sánchez Serrano; Migraña en racimos, de Francisco Hinojosa, y ¡Cácaro!: la Época de Oro del cine mexicano en monos, presentado por Gonzalo Rocha, Magú, Hernández y Luis Fernando.

Uno de los actos más concurridos fue la presentación del libro póstumoEl cazador de historias, de Eduardo Galeano, en el que participaron Juan Villoro y Alfredo López Austin.

Ayer, entre otras actividades, se pudo apreciar la presentación del Taller Coreográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México; un concierto de la OFUNAM; una proyección digital de Hamlet; una versión libre de Noche de reyes, de Shakespeare, con el título ¿Cuál es la opinión de Pitágoras sobre las aves?, y la participación de Gilberto Prado Galán, autor de más de mil palindromas.

Asimismo, fue posible disfrutar el concierto de flamenco que ofreció el grupo La Debla y la proyección de las películas La ilusión viaja en tranvía, Cómo matar a un risueñor, Amores perros, La diosa arrodillada La sombra del caudillo en las salas cinematográficas del CCU.

Llamaban la atención de los visitantes dos tendederos, el primerodiseñado con tarjetas en las que se leían fragmentos de obras de Cervantes, de Shakespeare y de Garcilaso de la Vega, en las que se podía escribir una idea o respuesta sobre la misma, que luego sustituía la original.

El otro tendedero fue parte de la octava edición del concurso epistolar Correspondencias, que consistía en tomar de un buzón una carta escrita por Borges, Carlos Fuentes, Vargas Llosa, Carpentier o José Emilio Pacheco, que el visitante respondía. El certamen premiará cinco misivas.

Destacó entre los actos el conversatorio dramatizado conmemorativo de los 200 años del nacimiento de una de las creaturas emblemáticas de la literatura universal: Frankestein o el nuevo Prometeo, novela escrita por Mary Shelley.

Vicente Quirate, Hernán Lara Zavala, Bernardo Ruiz y Rosa Beltrán dieron voz a Lord Byron, Percy B. Shelley, John William Polidori y Mary Shelley, en ese orden. Los autores mexicanos escribieron, leyeron e interpretaron un texto escrito ex profeso para la ocasión, una especie de autobiografía de cada personaje. Se prevé que dicho material dramatúrgico sea el origen de una eventual puesta en escena. Los audios del conversatorio se podrán escuchar en fecha próxima en el sitio descargacultura.unam.mx. Esta presentación se complementó con la lectura dramatizada de Helado yaces, corazón, de Elena Haro.

Nota tomada de sitio web La Jornada

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>