Archivo de la etiqueta: librerías

Una librera valiente

6 febrero 2016

Los datos más pesimistas señalan que cada día en España cierran dos librerías. Y la situación no es mejor en los Estados Unidos. Los libreros se están convirtiendo en una especie profesional en riesgo de extinción. Por eso quiero presentaros hoy a Star Lowe, una librera valiente que acaba de abrir su pequeña librería en el centro de una ciudad de Tennessee, donde imperan las grandes cadenas de venta de libros y donde la única librería independiente es la suya.

En los dos años y medio que llevo viviendo aquí he visto cerrar dos pequeñas librerías, las dos únicas que había. Por eso me llenó de ilusión saber que el pasado mes de agosto abrió sus puertas “Star Line Books”, un nuevo local dedicado a la venta de libros, pero donde también se respira ese aroma único que uno percibe en las librerías que están construidas con alma, a base de mucho esfuerzo e ilusión, por gente que ama los libros.

libreria valiente1

Sigue leyendo

el-marques-deco-biblioteca-nacional-1

Alberto Manguel es el nuevo director de la Biblioteca Nacional

Redacción La Nación | 18 de diciembre 2015

El escritor argentino, que vive en el exterior desde los años 70, reemplazará a partir de julio a Horacio González; su obra, entre la que se destacaUna historia de la lectura, fue traducida a 30 idiomas

El escritor Alberto Manguel será el director de la Biblioteca Nacional en reemplazo de Horacio González, anunció el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, en un comunicado oficial. Nacido en Buenos Aires, en 1948, Manguel reside actualmente en Nueva York. Por compromisos profesionales asumirá el cargo en julio próximo. Al frente de la Biblioteca Nacional, Manguel encabezará una nueva gestión “marcada por la inclusión, la innovación y la federalización de las políticas de la entidad”.

Sigue leyendo

Le divan

Los libros en París, después de los atentados

Lo que se reproduce a continuación, es un artículo firmado por Violaine Morin, aparecido en el diario Le Monde, de Francia, del día 18 de diciembre del corriente año. Forma parte de un dossier dedicado al papel que juegan los libros en la actualidad y a la forma en que mitigan nuestros problemas. Según la bajada, «La lectura ayuda a curar nuestras tristezas, a reparar los traumatismos. Muchos están convencidos de esto, al tal punto que, en Gran Bretaña, se apuesta a la ‘biblioterapia’».

El libro, ese remedio soberano

Desde los atentados del 13 de noviembre, los franceses salen menos. Los comercios lo sufren, incluidas las librerías. Según el instituto de estudios GfK, el mercado del libro conoció de inmediato una baja sensible. En el mes de noviembre, la cantidad de libros vendidos y las ganancias del sector bajaron así el 6%.

Sin embargo, los libreros plantean para el período un cuadro más matizado; la frecuentación, efectivamente, ha disminuido, pero las ventas crecieron para los libros sobre el Islam, el Medio Oriente y la radicalización. En las librerías de París, pero también en Coiffard, de Nantes, en Mollat, de Burdeos, o incluso en Square, de Grenoble, se venden muchos ejemplares de la última obra de Jean-Pierre Filiu, Les Arabes, leur destin et le notre (La Découverte, 2015). «Como después del 7 de enero, dicen los libreros interrogados, los lectores piden principalmente Le Piege Daech, de Pierre-Jean Luizard (La Découverte, 2015), así como los trabajos de Gilles Kepel, el politólogo especialista en el Islam, o los de la antropóloga Dounia Bouzar».

En Divan, una librería del distrito 15 de Paris, Philippe Touron cuenta el día posterior a los atentados: «La gente estaba aturdida. Las personas querían hablar, en un espacio donde sabían que iban a encontrar la posibilidad de reflexión».  Un entusiasmo ligado, según Touron, al «valor-refugio» que constituye el libro, pero también al espacio de la librería, un lugar al que «se entra, se recorre, en el que se discute, rodeado de objetos que, para nosotros, crean sentido».

Sigue leyendo

eterna

Una librería transformada en centro de cultura y ebullición

Por Diego Erlan | 21-12-15

  • Cumple diez años Eterna Cadencia.Ubicada en Palermo, fue fundada por Pablo Braun, que a partir de ella creó una editorial y un festival literario.

No es sencillo abrir una librería. Ni una editorial. Ni armar (todos los años) un festival de literatura. Mucho menos sencillo es que un proyecto con esos objetivos y esas dimensiones pueda sostenerse en el tiempo. Y sin embargo, Pablo Braun lo consiguió. Desde una vieja casona de Palermo, Eterna Cadencia logró convertirse en una especie de madre nodriza de proyectos relacionados con el libro y la difusión de la lectura. Ayer la librería cumplió diez años y lo festejó del único modo que puede festejarse: con escritores que, en el lugar de libreros, recomendaran libros. Allí estaban, en Honduras 5582, Miguel Vitagliano, Claudia Piñeiro, Jorge Consiglio y Julián López. Después llegaron más invitados: Gabriela Adamo, Jorge Lafforgue, Virginia Cosin, Rep, Gabriela Cabezón Cámara y Yaki Setton, entre otros. La torta, decorada con el logo de la librería y ejemplares de libros en miniatura, parecía obra de Buddy Valastro, el pastelero del programa Cake Boss. Y el encargado de cortar la torta, desde luego, fue Pablo Braun.

Sigue leyendo

El libro y las librerías en la ruta de las nuevas tecnologías…

Nuevas opciones para la transformación del librero en editor

Por Alejandro Zenker

Las nuevas tecnologías han transformado el mundo del libro y están incidiendo notablemente en los hábitos de lectura. Las librerías han ido perdiendo terreno en medio de una población cuyos hábitos de lectura no mejoran pese a los esfuerzos que se despliegan, y que a todas luces son insuficientes o inadecuados. Sin embargo, las librerías podrían encontrar en las nuevas tecnologías aliados importantes y oportunidades insospechadas. No sólo porque pueden incorporarlas como una opción más en sus locales, sino porque las nuevas tecnologías abren al librero, que puede convertir su librería en un centro cultural, la posibilidad de convertirse en editor que satisfaga las necesidades lectoras de su comunidad y promueva el ejercicio de la escritura.

Hasta ahora he abordado el tema sobre el libro y las nuevas tecnologías ante un público preponderantemente editor. Si hoy me atrevo a hacerlo ante un público constituido por libreros es porque creo que es importante comprender de qué manera poco a poco las nuevas tecnologías van afectando toda la cadena que lleva la palabra del autor al lector. Como muchos de ustedes veo con fascinación los libros. Las paredes de mi casa, de mi oficina, están cubiertas por libros. Mi padre fue encuadernador, nacido en el siglo antepasado, ávido lector y restaurador de libros. Yo crecí entre pliegos que eran cosidos a mano, rodeado de piel, keratol, cartón, de las guardas entintadas a mano, viendo cómo disponían el nervio en el lomo del libro encuadernado a media piel, del olor a pegamentos con nombre alburero, como la cola blanca, la cola negra y el engrudo. En fin, en un mundo que ha ido desapareciendo poco a poco. Quizás es la misma nostalgia de algún lector hipotético que tuvo oportunidad de ver la transición entre los miles de rollos de la biblioteca de Alejandría y los libros de Gutenberg, de quien vivió la transición entre la lectura en voz alta y su evolución hacia la lectura en silencio, de quién usó una máquina de escribir Remington y descubre que hoy, si no entrega uno un archivo electrónico, no hay quien lo pele. Pero no se trata esto de un ejercicio nostálgico, sino de un esfuerzo por comprender la realidad rápidamente cambiante en la que estamos inmersos, y cuya asimilación puede significar la diferencia entre seguir siendo lo que somos, o cambiar de oficio.

Sigue leyendo

ortega

Crean al libro arte y oficio

Yanireth Israde | 28 septiembre 2015

Estos libros pueden leerse sin abrirlos. «Míreles el cuerpo: la encuadernación es elocuente», describe Rodrigo Ortega, dispuesto a demorarse en tapas, lomos, relieves u ornamentos para explorarlos con dedicación de arqueólogo.

«Los libros con encuadernación estilo románico eran tremendamente fuertes, casi impenetrables. No abrían más de 45 o 50 grados, acordes con las reservas para la lectura que regían entonces», ejemplifica al retroceder 10 siglos en su taller de la Colonia Álamos.

Sigue leyendo

lola ilustracion

La Librería Alberti está de cumpleaños: Cuarenta años trabajando por la libertad

  • Lola Larumbe es una librera de referencia de este país. Estos días celebra cuatro décadas de vida de su negocio, esencial en la transición intelectual de la dictadura a la democracia

Doce de mayo de 1977. La fecha escrita con bolígrafo azul junto al titular de la noticia recortada: «Atentado contra la librería Alberti y los policías que la protegen». «Cinco individuos, que han sido detenidos, desde un coche y en dos pasadas, realizaron diversos disparos». El artículo arranca con un dato escalofriante: en un año y medio, la librería ha sufrido seis atentados. El primero, en marzo de 1976, cuatro meses después de la apertura del local, que abrió sus puertas en el barrio madrileño de Moncloa un mes antes de la muerte de Francisco Franco. Estos días, su propietaria Lola Larumbre celebra que la librería cumple cuarenta años y que se ha convertido en un hito de la transición intelectual española.

Sigue leyendo

Teatro en la Librería del Ermitaño

El teatro en la sociedad ha sido una de las principales formas de diversión de la gente de todas las clases sociales en la historia de la humanidad. A diferencia de la literatura, ser letrado no es un requisito fundamental para disfrutar a plenitud el espectáculo.

tal vez 1

Sigue leyendo

¡Feliz cumpleaños Miguel Ángel Tenorio!

Con la celebración de un cumpleaños más de Miguel Ángel Tenorio iniciamos gustosos las actividades culturales en la Librería del Ermitaño. Todo el barrio de San Pedro de los Pinos estaba invitado y varios colonos sí acudieron a la cita.

tenorio21

Sigue leyendo

yosoy2

Ediciones del Ermitaño también es Charlie Hebdo

En Ediciones del Ermitaño nos solidarizamos con el rechazo a la vía bélica como la respuesta a la Libertad de Expresión. Creemos firmemente que la palabra, el debate, la réplica y los argumentos deben prevalecer dentro y fuera de los fundamentalismos. Los balazos jamás deben considerarse consecuencia lógica e inevitable de la expresión de ideas, sean de nuestro agrado o no.

Si algo nos ha enseñado la historia es que el violento odio y el rechazo bélico ya sea hacia palabras pronunciadas o impresas no borran la idea. Sí lo hace, en cambio, la confrontación y el diálogo. Pero para esto, es necesario entender que el silencio inducido por las armas de fuego nunca ha sido la solución.

Los actos recientes que le arrebataron la vida a editores y caricaturistas de Charlie Hebdo, más allá de ser repudiables y aterradores, son la prueba de que la frecuente vocación de querer silenciar e invisibilizar son una ruta a la cual tenemos la obligación moral de enfrentar cara a cara. El miedo no debe ser el compañero de nuestros pasos.

yosoy1